Es tan evidente que un aficionado a la numismática necesita una lupa para ver sus monedas que supongo que no hará falta decirlo. Pero resulta que hay algo en lo que yo no caía hasta hace muy poco: es preferible adquirir una lupa con LED. Os explico la razón.

Si os cogéis cualquier libro que trate sobre cómo graduar monedas veréis que coinciden en que para valorar adecuadamente una pieza es preferible hacerlo con una luz intensa y que sea siempre la misma. Yo no lo di más importancia porque las monedas me gusta verlas con luz natural, que es como más bonitas quedan ya que así se aprecian todos los colores que tiene la pátina. Pero una cosa es cómo nos guste ver las monedas y otra cómo hay que verlas si queremos sacar los defectos de la misma y afinar la graduación.

Última actualización: abril 17, 2021 3:51 pm